Patio Casa Lobato

Imagen: Manuel García

lunes, 30 de junio de 2008

Un hombre bueno


Fue un hombre bueno.

Esa sería, sin lugar a dudas, la frase que mejor le definía. Fue un hombre bueno, de esos con los que te tropiezas en la vida y sabes que puedes confiar en él, que siempre te dará buenos consejos, que te deseará lo mejor, que te hablará con total sinceridad.
Le conocí hace años por motivos profesionales. Era un gran ejecutivo, trabajador incansable, amable, humilde, educado, con un gran sentido del humor. Su locura era la informática, siempre al día de los últimos avances tecnológicos. Creo que fue la primera persona a la que vi utilizar una PDA.
Ahora estaba feliz con su recién estrenada jubilación… tenía tantos planes, le quedaban tantas cosas por hacer, tanta vida por delante. Eso era lo que todos pensábamos.
Pero hoy se ha marchado sin despedirse y ha dejado un vacío en muchos corazones.
Mi más cariñoso recuerdo, Vicente.
Descansa en paz.

2 comentarios:

pau dijo...

Lo que nos hace pensar en lo efímera que es la vida y los pocos planes que se pueden hacer con ella. Mejor vivir el día a día sin comernos tanto el coco con el mañana.
Un abrazo.

Des dijo...

Sí, Pau, tienes razón, el problema es que se nos olvida que, como dice Juanes, la vida es un ratico.
Un beso.
Des.