Patio Casa Lobato

Imagen: Manuel García

domingo, 25 de septiembre de 2011

En apenas unas horas...



... vuelvo al hospital. El permiso ha sido corto, pero se agradece estar en casa unos días.

Doria, contestando un poco al comentario del post anterior, sí, estoy utilizando una crema para pieles irradiadas, incluso antes de empezar el tratamiento. Resulta que a principios de Julio, cuando ya me habían diagnósticado el cáncer de cavum, tenía consulta con mi dermatólogo que desde hacer año y medio me trata por una alopecia areata universal que padecí (perdía el pelo de todo el cuerpo), debida posiblemente a una situación de estrés motivada por la enfermedad, bastante larga y dolorosa, del padre de mi marido. El caso es que le dije lo que me pasaba porque era tonto seguir tomando la medicación de mantenimiento del cabello siendo que iba a recibir quimio y radio. Acordamos que lo mejor era volver a ello cuando acabase con el tratamiento, y fue él quien me recomendó la crema y me dijo que empezase ya a utilizarla para ayudar a la piel.

Sin saber de medicina, ni de radioterapia, y guiándome sólo por el sentido común, pienso que si cada persona necesita una protección específica para los rayos del sol porque tenemos diferente tipo de piel, lo mismo puede ocurrir con la radio. Quizá haya gente a la que no le afecte tanto en la piel. La mía es del norte, blanca, con pecas y lunares, y además siempre la tuve bastante delicada. También puede ser que me pusiera suficiente cantidad de crema protectora, no se. Pero estoy segura de que se podía haber evitado el problema de las quemaduras si la doctora que presumiblemente se quedaba a cargo de mi historia clínica y mi tratamiento, hubiese estado más al tanto.

En fin.

Ayer por la mañana vino a verme el médico de guardia, un hombre mayor muy amable y simpático. Hablamos de mi estado general y después de consultarlo con mi enfermera me dejó salir hasta hoy a la hora de la cena, tengo mi habitación reservada. Mañana me harán la siguiente cura, a ver en que estado tengo el cuello. Resulta que cuando el doctor me estaba examinando hablaba con la enfermera y le contaba que estaban experimentando nuevas técnica de radioterapia, que antes entraban hasta el tumor sólo por tres zonas mientras que ahora lo hacen por cinco, que esto ha dado lugar a encontrarse con efectos secundarios que no se daban con anterioridad y que por el contrario otros hayan desaparecido. Esto me hizo afianzarme  más en la idea de que los responsables tenían que tener más control sobre esto.

Y ahora vamos a lo positivo, siempre, siempre hay un lado positivo. 
Pensaba yo hace unos días que de no haberme pasado algo así, seguramente no habría sido consciente de cuánta gente me quiere y me aprecia. No soy persona que tenga muchos amigos, tengo poquitos y de hace muchos años, pero también están los compañeros de trabajo y toda la gente con la que me relaciono profesionalmente, los conocidos, los que comparten conmigo asociaciones, hobbys, y sobre todo está la familia. En estos pocos meses he sentido el cariño de todos y cada uno, con su particular manera de demostrármelo. Cariño que me ha hecho verter lágrimas de emoción, muchas lágrimas. 

Desde éste, mi pequeño rincón, quiero daros a todos las gracias.

Y espera, que se me olvidaba algo muy positivo: MI MARIDO APRENDIÓ A HACER UNA BUENA PAELLA (siempre me tocaba a mi) ¡ja! ya no tiene escapatoria.

10 comentarios:

Manu y Doria dijo...

Des, perdona mi insistencia, ¿Te quitabas la crema antes de radiarte? Imagino que si, pero de no ser así,de ahí puede radicar parte del problema, que desafortunadamente, no tuvieron en consideración los responsables de aplicarte la radioterapia.
Me alegra ver que escribes cosas positivas, te están ocurriendo situaciones o mejor dicho, emociones, que seguramente no hubieses vivido, de no ser por la enfermedad.
Te mandamos toda la fuerza del mundo concentrada en este beso: MUACKSSS

Anónimo dijo...

Pareces muy fuerte, amiga, aunque tendrás momentos. Bueno, lo importante es que seas capaz de fijarte en otras cosas a parte de en esa mierda que te ha tocado vivir. llevas mucho camino andado, ánimo, ya va quedando menos. Un abrazo, amiga.

Santos.

Chus dijo...

Yo también te envío mi ánimo para esta etapa que te está tocando caminar con la radioterapia y te doy la enhorabuena por tener tanta gente que te quiere.

Un beso compi de fatigas

SOL dijo...

Muchos besos Des! ojalá mañana la cura del cuello sea la definitiva.
En estos momentos difíciles sabes de verdad quien te quiere, te digo lo que Chus, tienes mucha suerte y hay que darte la enhorabuena.
MUACKKKK!

Nuria dijo...

Mucho ánimo Des, ahora todo va por buen camino. Qué bonito que te sientas querida y apoyada por los tuyos, te lo mereces, seguro. Dicen que el que siembra recibe.
Un besito

pau dijo...

Los del trabajo, los de tu entorno y los que solo te conocemos por el blog.
En fin... espero que un día podamos tomarnos una paella y reírnos de todo lo pasado, que en tu caso no es poco.
Creo, a mi modo de ver, que estás en muy buenas manos.

Un abrazo.

Des dijo...

Doria, sí que me retiraba la crema antes de la radio, yo pienso que simplemente ha sido una cuestión de piel. Hoy reemprendo las sesiones de radio, porque ya tengo el cuello bastante mejor y según me dice la doctora lo que les interesa es que termine el tratamiento y si el cuello se vuelve a quemar, ya lo curarán, así que tendré que hacerles caso.

Santos, Chus, Sol. Nuria y Pau gracias por vuestros ánimos. Sí, se que a pesar de todo puedo sentirme afortunada y que a veces son precisamente estas situaciones las que hacen que te des cuenta de lo que te rodea.

Un abrazo para todos y cada uno de vosotros y un montón de besos.

Doria dijo...

Mucha fuerza!!!!!!!!!!!! Te queremosssss, aunque no te conozcamos en persona, por estos sitios se crean lazos invisibles muy PODEROSOS!!!

Raquel dijo...

Des, he llorado tanto por tios, que ahora, leyendo tu historia, más rabia me dá!
Son gilipolleses, pero lo pasaba tan mal que me creia que era mi fin, que idiota me siento.
Pequeña, estás sufriendo mucho con esto, y esto si es una cosa por la que se pueda llorar, lorar por el dolor físico que te está ocasionando, luego llorarás de emoción cuando te digan, señorita, ya está curada, eso si es importante...
Como dice Doria, se crean lazos invisibles, te llevo en mi mente y te deseo lo mejor, de corazón.

Anónimo dijo...

Hola Des; mi marido fue radiado ahora va a hacer dos años por el mismo tumor, el cuello también se le puso fatal. Una enfermera recordó que había tenido una paciente que con la misma radiación no había tenido ningún problema y recordó que se echaba una crema que copraba en Francia,así que delante nuestro la llamó y le preguntó, se llame Biafine. Yo la encontré en internet en una página que se llama farmacia internacional y al día siguiente la teníamos en casa. Para mi marido fué un regalo del cielo, pudo continuar sus sesiones sin ningún problema en ese aspecto. Yo no sé si a ti te irá igual pero te la recomiendo. Espero poderte ayudar con esto. Un abrazo muy sincero y recuerda; esto tiene fin y a ti te queda muy poco. Mi marido está estupéndamente, salvo un poco de sequedad bucal y hace una vida complétamente normal. Un abrazo muy sincero