Patio Casa Lobato

Imagen: Manuel García

domingo, 24 de julio de 2011

Incertidumbre


Me comen los nervios. Estoy inaguantable, lo admito. Espero desesperada a que suene el teléfono, igual que una mujer enamorada espera la llamada de su amante, hasta intento utilizar la telepatía mirando fijamente el aparato mientras pienso una y otra vez: "que suene, que suene, que suene... ¡ja!"

El miércoles no pude aguantar más la presión y llamé a mi oncóloga. Tengo que agradecerle que atendiese mi llamada, me dijo que estaba con la programación de mi tratamiento y que si todo iba bien empezaría la próxima semana. Al parecer los resultados de la resonancia han sido tal y como ella esperaba. Se me olvidó decirle qué pasaba con la anemia que padezco y que descubrí cuando recibí los resultados de la revisión anual que nos realiza la mutua en la empresa donde trabajo, justo una semana antes de que me hiciesen la analítica en el IVO. Supongo que será algo normal en todo el proceso, pero eso hace que me sienta cansada y sin ganas de nada.

Los días se eternizan mientras espero y espero. Se que eso no es bueno, que el estrés no es lo mejor para mi en este momento, pero no puedo evitarlo. Y también comprendo que no soy la única enferma de cáncer, que hay miles de pacientes, algunos cientos quizá más urgentes, pero el único pensamiento que anda anclado en mi cabeza es que cuanto antes empiece, antes acabaré con esto.

Por si no tuviese bastante, desde el viernes otro bulto (adenopatía) consistente adorna mi cuello, en el mismo lado que el otro pero un poco más abajo, y duele.. es lo que me faltaba para poder relajarme y esperar tranquilamente a que suene el puto teléfono.

15 comentarios:

Doria dijo...

Hola Des! En estos procesos, la incertidumbre siempre está presente al comienzo, pero ya verás que en cuanto comiences tu tratamiento, lo integras, lo normalizas y desaparece LA INCERTIDUMBRE.
Mucho ánimo, guapa!!

Chus dijo...

Hola Des:

Tranquila. Esa incertidumbre que sientes es normal. Hija!! si te acaban de diagnosticar un cáncer!!! como no vas a estar con esa congoja!!.

A todos nos ha pasado. Confía en tus médicos y espera pacientemente, no te queda otra.

Trata de distraerte, si es que puedes. Pero sobre todo no te imagines nada, te digo por experiencia que muchas veces son peores los pensamientos que la realidad.

Ya lo verás.

Te deseo que todo pase pronto y que como ya sabes mi e-mail, me escribas si eso te alivia. Puedes contar conmigo, yo ya he pasado por ello. Te comprendo perfectamente.

Un abrazo y mucho ánimo y fuerza.

Des dijo...

Gracias a las dos, sois dos soles. Paciencia, paciencia, paciencia, eso me repito a mi misma todos los días, pero hasta que no reciba la dichosa llamada, hasta al baño voy con el teléfono jajajaja.
Besos y que tengáis un día magnífico.

SOL dijo...

Hola Des! a través del blog de nuestra amiga Doria he llegado aquí y me quedo con tu permiso, ya veo tb por aquí a nuestra amiga Chus, veterana en estas batallas difíciles y aunque ahora en mi blog no hable del cáncer de cólon que le diagnosticaron a mi marido hace más de 2 años quiero decirte que ese mismo estrés y temblor de piernas se padece cuando tienes que volver a a ver al oncólogo en las revisiones, asi que aunque no consuele te diré que sómos peña, que nos apoyamos y que no estás sola y que tendrás que acostumbrarte, que aunque estresados perdidos vamos tirando;)
Besosss!

Raquel dijo...

Des. el destino me ha llevado a tu blog, veo que estás pasando una mala racha, me gustaría transmitirte una cosa, que hay muchas formas de estar enferma y que todas te hacen pasdecer la dichosa incertidumbre, pero que al final, lo que cuenta es la forma de encararnos con los problemas, cogerlos por los cuernos, como se dice en el argot taurino.
Cuando pienso en mi pasado, en lo que hice, en lo que podría haber dejado de hacer, me doy cuenta que la vida es una anecdota, contada por otras personas y somos nosotros los únicos que de verdad conocemos al detalle por lo que estamos pasando, que aunque tengamos gente a nuestro alrededor,uno de los mayores motores que hacen continuar en el camino y que quizás sufran, hasta más que el protagonista, porque no están dentro de nosotros.
Sin más rollos, queria mandarte mucha fuerza y que te sigo.

Des dijo...

Hola Sol, bonito y luminoso nombre, gracias por tus palabras. Ya me he dado cuenta de que esta enfermedad afecta a muchísima gente, nadie se lo puede imaginar hasta que pasar por un sitio como el IVO y ves las consultas llenas a rebosar. Al principio asusta un poco, pero si te fijas en la gente te das cuenta de las ganas de luchar que adivinas en sus rostros, de su fortaleza y sabes que no estás sola y que antes que tú, muchos han pasado por lo mismo. Un beso, guapa, y gracias otra vez.
En tu perfil no aparece la dirección de tu blog y me gustaría pasar por allí, si no te importa.

Des dijo...

Hola Raquel, pasé por tu blog y creo que tienes mucho coraje. Es verdad, tengo la sensación de que sufren más las personas de mi entorno que yo misma, y eso a su vez me hace sentir mal, es como la pescadilla que se muerde la cola, pero supongo que así es la vida. Si alguno de mis hijos sufre, yo me desgarro por dentro y daría lo que fuese por ahorrarles ese sufrimiento, pero el dolor es algo que tiene que pasar cada uno en solitario y lo único que se puede hacer es estar ahí y darles todo el cariño y el apoyo que necesiten.
Ha sido un verdadero placer tu visita, gracias. Un abrazo.

SOL dijo...

No me importa Des, es un placer que me visites;)

http://sol-solynubes.blogspot.com/

pau dijo...

Si me lo permites...

Es importante, por lo menos en las primeras sesiones, que vayas acompañada.
No te conozco, el blog no da para tanto; aunque, por lo poco, pienso que un buen libro ya sería buena compañía para ti. Pero al principio te recomiendo que vayas con alguien cercano y ameno.

Yo tampoco entro demasiado en los blogs. No dispongo de tanto tiempo como antes y ando un tanto estresado, no obstante, miraré de no dejar de visitar el tuyo. Del mío no te preocupes. Puede esperar.

Un abrazo.

Nuria dijo...

Hola Des, yo también te sigo.
La incertumbre es una constante en nuestras vidas, aunque en determinadas situaciones su presencia se acentúa.
Te envío mucho ánimo, seguro que llevas mejor de lo que imaginas todo el proceso, ganas no te faltan.
Yo también he vivido de cerca el cáncer, aunque no en primera persona.
Mil besos

nuria-fragmentosdemivida.blogspot.com

Des dijo...

Claro que te permito, Pau, faltaría más. No, no nos conocemos personalmente, pero llevamos unos cuantos años leyéndonos mutuamente ¿cuántos ya? creo que eres de los primeros que conocí cuando empecé con "Cajón Desastre".
Un libro siempre es una buena compañía, a veces mejor que las personas jajajaja. Pero sí, afortunadamente tengo a mi familia a mi lado incondicionalmente, y a los amigos, algunos no están aquí físicamente, pero están igualmente junto a mi, así que estoy segura que estaré bien.
Un abrazo, Pau.

Des dijo...

Gracias también a ti, Nuria, por la visita y por tus ánimos.
Voy a darme una vuelta por tu blog.
Besos.

Tania Alegria dijo...

Leí algo, que probablemente es un dicho conocido en los países de habla hispana, y lo conoces mejor que yo, que lo reproduzco de memoria y sin estar segura si lo estoy transcribiendo correctamente: "La vida es lo que es, como la llevamos depende de lo que somos."
Bien, es algo así o semejante.
Eso es para decir que a ese desvarío del cavum lo llevarás con el garbo que te caracteriza. Lo sé. Te conozco.
Te abrazo y te abrazo.

Tesa dijo...

Te dejo aquí un abrazo de ánimo, Des.
Sé que eres una mujer fuerte. Adelante.

Des dijo...

Os abrazo a ambas.
Gracias Tesa.
Os quiero.